El cuento:


Image

 

 

 

 

Si el gato de su vecino no se hubiera erizado a su paso, jamás se habría dado cuenta de que algo espantoso había en ella.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

5 comentarios

  1. Fernando.

     /  septiembre 24, 2013

    Me gusta la idea. ¿Cómo propones ir aumentando el cuento? ¿En los comentarios o entrando en wordpress y añadiendo contenido a la entrada inicial? Espero respuesta porque ya se me ocurrió alguna cosa…

    Responder
  2. Sofi M.

     /  septiembre 24, 2013

    Mmmm, como más fácil sea, quizás mejor por los comentarios porque no sé yo si todos sabremos editar una entrada anterior jajajaja.

    Responder
  3. Fernando

     /  septiembre 25, 2013

    Venga. Pues continúo.
    Tendría que hacer memoria pero estaba segura de que era la primera vez que ella atemorizaba a aquel maldito gato, en lugar de, como siempre, salir corriendo en cuanto sus propios bigotitos asomaban por el agujero de la pared…

    Responder
  4. Iván

     /  septiembre 29, 2013

    Siguió dándole vueltas mientras caminaba en dirección al instituto, a diferencia de aquel gato, el resto de la gente que se cruzaba con ella por la calle no parecía ni siquiera fijarse en ella.

    Responder
    • Anónimo

       /  octubre 15, 2013

      Cuál fue su asombro cuando en aquel día de otoño se encontró con que las hojas ya no caían a su paso, se sentía como un fantasma en la fría estación y sólo podía pensar en aquel extraño gato…

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: