Salir de la inocencia.


Tras años de engaños y mentiras en las que cada vez que me decían los niños aquello de los Reyes son los padres y en casa me lo negasen, llegó el año de salir de la inocencia.

Acababan de terminar las navidades cuando una tarde me dispuse a ver en la tele Mentiroso compulsivo: al terminar la película no pude evitar hablar con mi madre de lo extraño que era que al niño de la película le comprara los juguetes su papá en vez de los Reyes Magos. Ahí fue cuando ella me confesó que los tuppers llenos de polvorones que me regalaban todas las navidades no eran el único regalo “casero”, como yo los llamaba, sino que el resto de mis regalos también lo eran. 

A lo largo de esa conversación me dijo que además de ser ellos los Reyes Magos, también eran Papá Noel, incluso el Ratoncito Pérez.

Recuerdo que en el momento no lloré ni una lágrima siquiera, pero esa fue una de las noches en ñas que más me costó conciliar el sueño.

Coral Rodero

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: