Todo irá bien


Ella estaba sentada encima de la cama. Con los ojos colorados, muy llorosos y su cabeza agachada, estaba mirando a su padre, que estaba sacando cosas de un pequeño cajón. Las estaba colocando encima de la cama, donde había un montón de ropa. Su madre, estaba en la terraza, con los ojos también llorosos, con un cigarrillo en la mano y aquel silencio triste que había en la casa…

-Venga cariño, estate bien ¿vale?, todo esto es para mejor, ya veras como le va a prestar a la abuela verte mas a menudo. – Decía su padre a Sandra, su hija.

Sandra tenía 10 años, iba al colegio. Es una persona muy cariñosa y una niña muy risueña.

La noche había llegado y Sandra estaba en la cama, mañana tenía que ir a clase. La puerta de su habitación estaba cerrada, le pareció escuchar algo. Se levantó de la cama, descalza y sigilosamente muy despacio se aproxima a la puerta en la que apoya su pequeña oreja…Sus padres estaban discutiendo, las lagrimas le empezaron a caer, pero no era la primera vez que les escuchaba discutir, pero esa noche fue la peor de todas, sus padres se iban a separar.

Fue una de las peores noches para los tres; una de esas noches que estas triste, destrozado,  no puedes dormir, le das muchas vueltas a la cabeza y tus lagrimas caen fácilmente…

Al día siguiente cuando Sandra volvió del colegio su padre le estaba esperando, ya se tenía que marchar:

-Bueno cielo, tengo que irme ya, tengo que colocar todo en casa de la abuela, mañana te voy a ir a buscar al cole y nos vamos a ir a comer juntos ¿Vale? y no olvides que eres mi princesita – Decía su padre con los ojos llorosos, intentando de sacarle una sonrisa.

Pasaron los días y cada día era mas duro y difícil. Ver fotografías, escuchar comentarios de la gente, ver a los padres de sus amigos, no poder darle un abrazo a tu padre todos los días o apoyarte en el en un día triste que no fuera por el teléfono….

Fue una etapa muy dificil, donde los cumpleaños y las navidades eran las pesadillas de la pequeña. Cada 15 días Sandra pasa el fin de semana con su padre, hablan todos los días por teléfono y reparte todos los días de las vacaciones para compartir por igual los días con cada uno.

A día de hoy, Sandra tiene 18 años. Sus padres se llevan bien y son felices. Su madre está casada con una nueva pareja y Sandra vive con ellos en una nueva ciudad cerca de donde antes vivían. Su padre vive con una chica con la que lleva 4 años saliendo, también esta separada y tiene una hija con la que comparte la misma edad de Sandra.

Sandra tiene pareja y nuevos amigos y se encuentra muy bien donde vive, a pesar de haberlo pasado mal…es feliz.

La vida te pone en algún apuro, en alguna situación que no queremos pasar, que nadie se merece y lo pasamos mal. Pero todas las cosas malas tienen su lado positivo, te hacen mas fuerte, puede que mas inteligente y se acaban superando. Después de la tormenta viene la calma.

Sheila Prieto

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: