Historia de un futuro


Estaba atardeciendo y corría , aunque solo la oscuridad le perseguía , por aquel camino que tantas veces había recorrido de pequeño … y de no tan pequeño .

Pero aquel camino había cambiado , las casas al lado de las que pasaba estaban tapiadas y solitarias , una visión desalentadora en la que Axel no se tenía pensado parar .

Al final del camino , vio la silueta de la fachada , por fin , después de tanto tiempo … avanzo por el descuidado jardín , las malas hierbas dificultaban un poco el paso , pero no pensaba andarse con miramientos , a pesar de que su calzado había dejado hacia tiempo el derecho a ser llamado así , las zarzas abrieron sonrojados surcos en su piel por los sitios donde las roturas de lo que en otro tiempo habían sido unos vaqueros la dejaban al descubierto , sin embargo , su paso permanecía implacable .

Con un propio de una película de suspense , la verja se abrió , y la silueta de nuestro personaje entró en el porche , en ese momento miró al agrietado hormigón sobre el que posaba los pies … cuantos recuerdos le traían las grietas que en su infancia se convertían en líneas de carretera .

Tras unos segundos , levanto la cabeza hacia la fachada , seguía igual , una fachada baja , blanca y con vistas de piedra , sin embargo … los tablones que tapiaban las ventanas y la puerta no pasaban desapercibidos , avanzó , sin pensarlo y de una tremenda patada reventó la antigua puerta de madera y el tablón que la tapiaba .

La polvareda tardó en disiparse , para dar paso a la mas siniestra penumbra .

Cuando los ojos se le adaptaron a la oscuridad , pudo distinguir los restos de la cocina en la que tantas horas había pasado , a su cabeza acudieron recuerdos , pero los ahuyento lo mas rápido que pudo , ya no quedaba sitio para el sentimentalismo . Avanzó con paso firme por la casa , cubierta de polvo , hasta un pequeño cuarto , la puerta estaba carcomida y se partió como una hoja seca al intentar abrirla .

El que había sido su cuarto estaba casi como lo recordaba , salvo por la ausencia de tantos aparatos electrónicos que solían ocuparla . A un lado de la habitación había una pequeña mesa de estudio , curiosamente , como siempre había estado , cubierta de papeles .

Evitando los recuerdos , nuestro misterioso individuo cojió las hojas y algún resto de la puerta , y se dirigió a la cocina , los puso en un montón en el centro , desenfundó de su tobillo un grueso machete y sacó de su bolsillo una placa brillante , con un chispazo de magnesio , la hoguera tomo forma .

Tras vigilar un poco las llamas , decidió salir fuera , una brisa de otoño despeinaba el poco pelo que quedaba en su cabeza , caminó hasta el borde del porche y visualizó todas las casas que le rodeaban … le brotó una lágrima que se deslizó suavemente por su mejilla , estaba viendo un pueblo muerto , un pueblo acorde con un país , un país derrumbado por aquellos que antepusieron los intereses de unos pocos a los de muchos .

Black Ice

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: