Un libro, un vídeo, una canción y una tarea


Hola a tod@s los que nos seguís. Por cierto, a los viajeros, ¡cuatro y bajando para Berlín!

UN LIBRO:   El tiempo de los emperadores extraños  de Ignacio del Valle. “Mira que te mira Dios”: este es el pío mensaje que el primer asesinado de este libro lleva grabado en el pecho. Así nos engancha este ovetense con una novela asfixiante, mezcla de ficción y realidad,que nos narra unos terribles y enigmáticos asesinatos ocurridos durante el sitio de Leningrado, en el año 1943, en plena ofensiva de la campaña de invierno en la que los voluntarios de la División Azul española sirvieron a las órdenes del ejército alemán. La novela es rápida, vigorosa, con unos personajes muy bien trazados y trasluce un estudio concienzudo por parte de Ignacio del Valle de un momento histórico clave en el devenir de Segunda Guerra Mudial. Una estupenda historia muy bien contada.

UN VÍDEO: Aquí os dejo, como comenté en la última quedada del Desván, un corto de auténtico terror condensado en poco menos de 3 minutos. Para verlo con auriculares y en pantalla completa, si es que os atrevéis.

Por cierto, se titula MAMÁ…

UNA CANCIÓN:  Estos piraos metieron en su disco By the way de 2002 esta canción, así, como quien no quiere la cosa. En la wikipedia se dice de esta canción: “la única canción completamente tocada en una guitarra acústica, tiene claras influencias latinas”. Me meo. ¿Desconocimiento o postura políticamente correcta? Porque la canción no deja lugar a dudas: si somos colegas, cantaremos canciones juntos, pero si no, soy pequeño pero matón… Por cierto, la canción se titula “CABRON”. Seguro que la conocéis.

UNA TAREA: Uno de los momentos más complicados a la hora de escribir un buen relato es dar con el final adecuado. A veces nos equivocamos con finales muy previsibles, otras con una solución mágica sacada de la manga; en otras ocasiones hacemos finales excesivamente explicados u otros demasiado abiertos, precipitados… Lo interesante es tener planificada la historia desde un primer momento, incluido el final hacia el que queremos llevar nuestro argumento -¡cuántas veces me habréis oído decir esto!. Busquemos un final para este planteamiento de historia, teniendo en cuenta los breves apuntes anteriores (hicimos algo parecido en una de las primeras tareas):

Cuando sonó por segunda vez el timbre del portal, Mario se levantó del sofá. Asomó la cabeza en la cocina, pero Marta no estaba. Camino del telefonillo entreabrió la puerta de la habitación: también vacía. Volvió a sonar el timbre y allí, sobre la mesita de la entrada, vio un folio doblado, con su nombre escrito con la reconocible caligrafía de Marta. Descolgó el telefonillo sin dejar de mirar la nota aún sobre la mesilla. ¿Quién? Mario, soy Carlos. Tengo algo que contarte…

Hale, a currar.

Fernando

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

1 comentario

  1. Quién no conozca esa canción… ¡¡¡es para matarle!!!
    No me esperaba este video (canción) para el post jajajaja. Hacía mucho que no la escuchaba…

    Por cierto, el libro tiene muy buena pinta 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: