(17+23)/2= 20 … 20+20=40


Sé que el título es más que extraño, pero estoy segura que después de leer este relato, lo entenderéis. ¡Espero que os guste!

Estamos rodeados de números, números que tienen cosas que ver entre sí, números que se conocen, números que nunca se han visto…

Existían y existen un par de ellos cuya suma es cuarenta, cuarenta unidades. Dividiéndola en dos, obtendríamos la cifra de veinte unidades, dos números perfectos, pares, redondos… ¿No sería, acaso, maravilloso? Veinte y veinte. Sin embargo, no es la suerte de este par de números. Suman cuarenta, sí, pero en este caso no se trata de dos veintes. Son un par de números primos, ni siquiera pueden dividirse por otro número que no sean ellos mismos y la unidad. Son cifras solitarias. Cifras que se ignoraban entre sí, que nunca se alcanzarían. Eran y son el diecisiete y el veintitrés.

Separados por seis unidades, aquel par de números desconocía la existencia el uno del otro. Pero anhelaban la compañía de alguien que hiciese de ellos un número par, un conjunto de dos iguales que los completase y les hiciese uno a la vez. Sabían que eso nunca podría pasar, que la distancia era terriblemente grande: infinita. Porque aunque solo hubiese seis cifras enteras entre ellos, había infinidad de números decimales.

No obstante, todo número puede trasladarse a algo físico y real en la naturaleza. Ese 17 y ese 23 existían en la realidad, y fueron capaces de alcanzarse, aunque la distancia numéricamente entre ellos resultase también infinita, como infinita es la distancia en decimales que hay  entre dos personas. Se encontraron, y dejaron de ser 17 y 23, para cederse 3 cifras entre si y convertirse en 20 y 20, dos iguales, exactamente iguales, y fundirse y convertirse en solo uno, el cuarenta, la cifra que siempre habían sido.

Sofía Moreno.

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Hace tiempo que no leía algo tan original. Está bien leer cosas diferentes.

    Responder
  2. Fernando

     /  febrero 15, 2012

    Ciertamente es de lo más curioso que he escuchado -y ahora leído- en tiempo. Felicidades.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: