Vestigios de Navidad.


Entre pitos y flautas, estas vacaciones no he podido colgar en el blog los microrrelatos de Adrián (Monfe) y el mío. ¡¡Lo siento mucho!!

Para los que no hayáis asistido al último encuentro o los que simplemente queráis recordarlo:

El pasado 23 de diciembre, hicimos la última quedada del año para darle broche al 2011, un buen año para nuestro pequeño grupo. Con un toque navideño, el encuentro giró en torno a la lectura improvisada de La Cerillera, cuento de Hans Christian Andersen. Para levantar un poco el ánimo después de este triste relato, Adrián nos deleitó con sus cinco reflexivos microrrelatos que a continuación escribo.

 

Amor navideño. La miré, y el invierno me devolvió la mirada.

El muñeco de nieve. Caminaba por la calle nevada. Un muñeco de nieve a su derecha. Sus palabras le dieron a entender lo malo que era el champán.

Los reyes magos. El día que lo descubrí no se me olvidará nunca. Eran tres: dos de ellos iban bien vestidos, con sus largas barbas y colores naturales. El tercero llevaba la cara pintada de negro.

Empacho. Él comió demasiado. Otros no tuvieron tanta suerte.

La lotería. Un número tras otro, y otro, y otro. Los niños cantaban todos los números menos el suyo. Cuando sí que lo cantaron, se dio cuenta de que aún era verano, y se desperezó para ir al trabajo.

 

 

¿Os gustaron? Todavía hay un poquito más. En una de las tareas de Fernando, este nos proponía escribir unas líneas sin utiliazar una vocal. Yo me atreví y no usé la vocal “a”. ¡A ver qué os parece!

-Veloz, el niño tomó el trozo de dulce de membrillo, escondiéndolo en uno de sus bolsillos. El tío Federico entró y, queriendo no ser descubierto, el pequeño metió el membrillo entre sus dientes, despidiéndose: Hstg…rgg…lue…go.

 

Para rematar la noche, que estuvo acompañada de juegos de mesa y comida, como ya es habitual, Fernando nos preparó un divertidíiiiisimo juego. En realidad era un mix de muchos juegos como “las películas”, “pruebas”… pero también había innovación con “la pregunta gilipollas”. ¡No os imagináis todo lo que nos reímos esa noche! Esperamos poder repetir, muchos nos quedamos con ganas de realizar alguna de las pruebas “Pocoyó”.

 

Espero que tod@s los miembros del “Desván de las palabras” y nuestros lectores empecéis el 2012 con buen pie.

 

Sofía Moreno.

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. Fernando

     /  enero 17, 2012

    Un post muy prestoso, Sofía. La verdad es que estuvo entretenido…
    Por cierto, sois las primeras personas -ya os conté que la pregunta gilipollas tiene su recorrido y sus sufridores de muchos años- que realmente os propusisteis acertarlas…
    En fin, sois unos osados, pardiez.
    Lo dicho.
    Lo pasamos bien.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: