El desván de la igualdad.


Con motivo de la celebración el próximo 25 del Día Contra la Violencia de Género, queremos dedicar esta entrada a todas las mujeres que la han sufrido en sus propias carnes, y deseamos que algún día se logre terminar con esta terrible situación.

Poco a poco iremos añadiendo microrrelatos inspirados en la violencia de género.

Comencé a escuchar la radio cuando me casé: aquellas voces sin cara se convirtieron en confidentes y fieles acompañantes de desvelos. Era mi única compañera en mis largos días en casa. Sin embargo, hoy ha ocurrido algo terrible: la radio se ha roto.

Yo la apreté contra mi pecho, pero él la lanzó a un lado, la aplastó rabioso contra el suelo. La radio ya no funciona, no… no funciona… ¿qué voy a hacer?

Sofía Moreno.

“Fría, está fría otra vez, inútil… que nunca puedes hacer nada bien… ¡toma, idiota, toma, que no vales para nada…!”

Suenan llaves en la puerta de la calle. Yaiza deja de zarandear la muñeca y la guarda en el cajón con ruedas de los juguetes.

Ya llegó papá de trabajar…

Fernando.

Antonio: Pero si es que no quiero líos, cojones, yo lo que quiero es una relación normal…

Psicólogo: ¿Normal? ¿Y qué es una relación normal?

Antonio: Pues normal… normal…. en un matrimonio, no sé… que los dos sepan dónde está el otro, qué hace, qué piensa…

Psicólogo: Pues si quieres saberlo tendrás que preguntárselo, pero no se trata de controlar, se trata de tener confianza… Además, ¿cómo vas a saber lo que hace el otro en todo momento, lo que piensa… ¿y lo que sueña?

Te doy mis ojos (2003), dirigida por Icíar Bollaín, protagonizada por Luis Tosar y Laia Marull.

No lo vio venir. Ella, ingenua, creyó que cambiaría, que las viejas promesas del pasado se cumplirían y todo volvería a ser como al principio. “Al principio”, pensó. No conseguía recordar cómo había llegado a aquella situación. No se reconocía en el espejo. Tenía la piel más blanca de lo habitual, el pelo ya no era perfecto como antaño, le caía lacio por la cara, había perdido la sonrisa, había perdido la ilusión, había dejado de creer en el amor. Había dejado de creer en sí misma.

Elisa Menéndez.

La tarjeta voló desde el bolso y planeó como una pluma de pato. La cogió. Estaba un poco descolorida.

Angel Villaverde Frías

Ana Sánchez de Villaverde

Alzó la vista. La luz entraba limpia por la ventana. Le gustaba el parque frente a la Casa Malva. Mañana mismo iría a hacer tarjetas nuevas…

Ana Sánchez Balmes

Mucho mejor, dónde va a parar…      Ya de nadie nunca más.

La Casa Malva es el Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de la Violencia de Género de Gijón.

Uno

Beso, caricia, amor… se habían convertido en palabras vacías para Esperanza. Nunca más – dijo entre sollozos nunca más dejaré que me engañen. Acto seguido hizo su maleta. No sabía lo que meter en ella, pues no sabía lo que le esperaba ahí fuera; solo tenía una cosa clara: quería ser libre, volver a volar por el cielo azul, desplegar las alas una vez encadenadas por el miedo y la desesperación. Salir del infierno dantesco al que una vez llamó hogar y no mirar atrás. Un nuevo sol brilla para Esperanza, infinitas posibilidades se abren ante ella.
Su vida acaba de volver a empezar.

Blitz.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

4 comentarios

  1. Fernando

     /  noviembre 22, 2011

    PROPONGO NO HACER NUEVAS ENTRADAS HASTA EL VIERNES PARA IR CREANDO UN GRAN MURAL DE MICRORRELATOS QUE QUEDE EXPUESTO HASTA ESE DÍA, VIERNES 25.

    Responder
  2. Sofía Moreno.

     /  noviembre 23, 2011

    ¡Me están gustando mucho todos los microrrelatos, porque cada uno aporta una visión distinta!

    Pero estoy intrigadísima por el escritor o escritora “Uno”. Precisamente hablamos del tema de las tarjetas en las que pone “mujer de” o “señora de” en clase de proyecto… (¿vas a mi clase de proyecto? hmmm…)

    Responder
  3. Fernando.

     /  noviembre 24, 2011

    Elisa, vi que quitaste tu entrada posterior a esta. Siento que lo hayas hecho por mi mensaje. De todas maneras, por favor, vuelve a colgarlo el sábado, cuando pase lo del viernes, que merecía la pena.
    Por cierto, os recuerdo que tenemos reunión cinéfila este viernes…
    Por lo demás, felicidades por los relatos, son intensos… ¿quién será “Uno”?

    Responder
  4. Elisa Menéndez

     /  noviembre 24, 2011

    No pasa nada hombre! Es que no lo había leído. Ya la subiré 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: