El anciano, el niño y el burro.


Este año en clase una profesora nos contó esta historia con moraleja debido a los problemas que había con algunos compañeros en clase…y quería compartirla con vosotros/as porque a la mayoría de mis compañeros y a mi nos gustó y creo que igual a vosotros también os va a gustar :). La historia dice así:

Un anciano y un niño iban camino a casa acompañado de su burro. El camino mas cerca era pasar por uno de los pueblos que rodeaba su hogar. Cuando ya estaban caminando por el pueblo, pasaron por un parque donde había un grupo de ancianos sentados en un banco y uno de ellos decía:

-¡Mirar compañeros que tontos!, tienen un burro y van caminando…

El anciano tras haber escuchado lo que el otro anciano dijo sentó al niño en el burro y siguieron caminando hasta que pasaron delante de un bar y otra persona dijo:

-¡Qué vergüenza!, el pobre anciano ahi caminando y el niño tan agusto sentado en el burro…

Entonces el anciano bajo al niño y se sentó el y siguieron caminando hasta que pasaron por otra calle del pueblo donde había una señora que dijo:

-¡Que cara! que el anciano ahi sentado tan pancho y el pobre niño tan pequeño caminando…

El anciano tras lo ocurrido, se subió al burro. Cada vez quedaba menos para llegar a casa, solo quedaba subir una cuesta en la que estaba otra señora que dijo:

-¡Bueno esto si que no es normal! ¡Esto es denunciable!, el pobre burro ahí sufriendo con todo el peso que tiene encima ¡No hay vergüenza con los animales!

El anciano y el niño cogieron al burro y lo llevaron a cuestas hasta que unos niños se reian diciendo:

-Jajajaja que tontos, tienen un burro y en vez de ir subidos en el lo llevan a cuestas.

MORALEJA: Lo mejor es hacer lo que tu creas que esta bien ya que cada persona es distinta y no se puede complacer a todo el mundo, pues cada persona actúa y piensa de otra manera y algunas nunca estarán conformes con nada.

¡Espero que os haya gustado! 🙂

Sheila Prieto

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

4 comentarios

  1. Tiene una moraleja genial Shey 🙂

    Responder
  2. Sofía Moreno.

     /  noviembre 1, 2011

    ¡Es la primera vez que lo leo! Me parece que tu profesora fue muy inteligente explicándoos este cuento con moraleja, pues se puede aplicar a muchos aspectos de la vida.
    Está claro que nunca llueve a gusto de todos, y que nunca todo el mundo estará conforme con nuestras decisiones. Por eso es importante no dejarse influenciar: una cosa es tener en cuenta las opiniones del resto y otra es convertirnos en alguien manejable.

    Responder
  3. Sheila prieto

     /  noviembre 1, 2011

    Me alegro de que os guste chicas, muchas gracias 🙂

    Responder
  4. Elisa Menéndez

     /  noviembre 2, 2011

    Ohhhh esta fabula me la leía mi madre cuando yo era pequeña! Qué recuerdos! Me encanta 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: