Relatos de la velada en la Biblioteca.


Os escribo los relatos escritos por Fer y por mí, que leímos en la velada de ayer. ¡Espero que os gusten!

Además, os dejo el link a una página que contiene el cuento de Edgar Allan Poe “El corazón revelador“, también leído ayer: http://es.wikisource.org/wiki/El_coraz%C3%B3n_revelador

 

Relato de Fernando Martinez Rojo:

Tanaii, Drick y Belka era amigos de siempre. Solían ir a la mansión abandonada, encender un fuego en el jardín, cocinar en él un poco de hectoplasma y contar historias de terribles y maléficos humanos.

Tanaii, la única chica de los tres, asustadiza a pesar de su inteligencia, siempre lo pasaba muy mal, y cada ruido que oía tras alguna de esas historias, era asociado en su cabeza a un asqueroso niño vivo lleno de piel y huesos acechando tras una esquina. Drick, el más joven, curioso y risueño, siempre quería oír más historias, y se moría por ver un vivo de verdad. Belka era un gruñón, se pasaba la noche deprimido y jamás debaja que lo tocasen, pero a Drick y Tanaii les caía bien porque las historias que contaban eran realmente terroríficas.

Una noche, en la mansión, Belka contó un cuento espeluznante a los otros dos: la historia que narró tenía lugar en la misma mansión en la que se encontraban. Según Belka, en el sótano de la casa había un repulsivo humano de ojos azules y mofletes rosados. Drick no pudo contenerse y salió corriendo hacia el sótano de la casa. Tardaba mucho en volver, y Tanaii y Belka estaban preocupados. Pasaron horas y hors y empezaba a amanecer, sus madres pronto querrían que estuvieran en casa. Tanaii había empezado a llorar, y Belka no paraba de repetir: -ojalá ese Drick estuviera vivo, así podría matarlo por dejarme aquí con esta llorica…- Pero el joven e insensato fantasma no aparecía.

Finalmente, Belka y Tanaii decidieron ir a buscarle. Le encontraron durmiendo en el sótano, sin malvado niño come-fantasmas. Al final, todos volvieron a sus casa sanos y salvos, pero dejaron de ir a la mansión.

 

 

Relato de Sofía Moreno:

Carmen era igual de guapa que siempre. El tiempo parecía no afectar a su eterna sonrisa infantil. La adoraba: tan radiante e inocente, tan javen y dócil. Era la mujer de mi vida.

Realmente amaba a Carmen. Ahora podía visitarla cada día, ya no tenía que esperar escondido tras la cortina a que regresase de la escuela para poder observar su larga trenza menearse de izquierda a derecha.

Le contaba todo sobre mí, todo aquello que no había podido decirle primero. Ella era paciente: ni una mueca o signo de aburrimiento. Estaba claro que mi conversación la entretenía, su plena atención  y su mirada fija la delataban.

Yo disfrutaba devorándola con la mirada durante largo rato, sentado en la silla que tenía reservada. Era cuanto deseaba: poder mirarla siempre que quisiese, visitarla varias veces durante el día. Que ella esperase en el mismo lugar, como si los días, los meses y los años se hubiesen congelado.

Lo único que me dolía era no poder sentir su calor, no ver sus mejillas encendidas: solo palidez y frío, rigidez y escarcha.

 

Sofía Moreno.

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. rosa rubio

     /  octubre 31, 2011

    Cuando yo era pequeña (hace muchos, muchos años, me reunía con mis amigas para escribir y leernos nuestros relatos. Ahi nació una de las aficiones que aún mantengo y que me han dado muchos buenos momentos, ¡el placer de la creación!
    Os animo de corazón a tod@s a seguir con esa preciosa actividad. Felicidades a mi compañero Fernando por promover algo tan bonito y enriquecedor.
    Un cariñoso saludo.
    Rosa Rubio. Biblioteca de Salinas

    Responder
  1. Velada literaria del grupo de lectura juvenil « Biblioteca de Piedras Blancas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: